Autismo. Método Lovaas y Análisis de Comportamiento Aplicado (ABA)

"El "método Lovaas" que incorpora el análisis de comportamiento aplicado (ABA) tiene más de 50 años de investigación rigurosa que prueba su eficacia.

De acuerdo con un informe publicado por el U.S. Surgeon General en 1999, "Treinta años de investigación han demostrado la eficacia de los métodos de comportamiento aplicado en la reducción de los comportamientos inadecuados y en el aumento de la comunicación, el aprendizaje y la conducta social adecuada. 

Un estudio psicosocial con un gran diseño de investigación se llevó a cabo por Lovaas y sus colegas. Diecinueve niños con autismo fueron tratados con la terapia conductual intensiva durante dos años y se compararon con dos grupos control. El seguimiento del grupo experimental demostró que al final de la infancia y la adolescencia casi la mitad del grupo experimental estaba escolarizado, pero casi ninguno de los niños en el grupo control fueron capaces de participar en la educación regular. 


El trabajo pionero que comenzó en la década de los 50´s por el Dr. Ivar Lovaas está mejorando continuamente. 
Este trabajo continúa siendo realizado por su hijo, Erik Lovaas y el personal de The Lovaas Center, ahora en España," de donde extraemos esta información introductoria."

"Lovaas fue un psicólogo clínico considerado como uno de los padres de la terapia para el autismo, denominada análisis de conducta aplicada o ACA, si bien es más conocido por sus siglas en inglés como ABA (Applied Behavior Analysis). Fue también el primero en evidenciar la posibilidad de que la conducta de los niños autistas o con autismo pudiera modificarse a través de una adecuada enseñanza." (Joan Vendrell i Campmany)

"Y aunque cometió algunos errores en los primeros años de su estudio, dedicó el resto del tiempo a subsanarlos." (Puedes leer más sobre esto en este artículo de Autismo Diario"

El programa del Centro Lovaas pone todo su énfasis en generar un entorno positivo para el aprendizaje

A través de los principios y procedimientos del Análisis de Comportamiento Aplicado (Applied Behavior Analysis, ABA), su intervención se basa en incrementar los comportamientos deseados mediante la utilización de refuerzos positivos.

Ejemplos de refuerzos utilizados en nuestra enseñanza son: elogios sociales, interacción física, juegos, juegos imaginarios, cosquillas, abrazos, y comidas favoritas.

En la medida que se van adquiriendo habilidades, los reforzadores comunes, como los utilizados en los colegios (ejemplo, estrellas, buenas notas) van reemplazando comidas y otros reforzadores “animados”.

Las conductas agresivas y/o autoestimulantes se reducen por medio de la enseñanza de formas de comportamiento alternativas y socialmente más aceptadas, eliminando así los reforzadores para comportamientos menos deseados cuando sea posible. 

En la enseñanza Lovaas el niño recibe una enseñanza uno a uno durante 5 u 8 horas al día, de 5 a 7 días a la semana (lo ideal es entre 30 y 40 horas a la semana) en función de las necesidades de cada niño.
La intensidad del programa es individualizada basándose en la edad del niño, tiempo de siesta, habilidades, necesidades y permanencia en el programa. Lo ideal es que cada día se divida en dos sesiones de trabajo, una por la mañana (cuando no está en el colegio) y una por la tarde. Una sesión suele durar de 2 a 3 horas. Cada hora consiste en aproximadamente en 50 minutos de trabajo seguido de un descanso de 10 minutos. Cada sesión de 50 minutos está estructurada para que el niño se siente de 2 a 5 minutos en mesa para aprender una nueva habilidad, seguido de 2 a 3 minutos de tiempo estructurado para jugar en el suelo. El tiempo de juego en suelo es utilizado para enseñar juegos interactivos con otros, para incrementar la socialización y el juego independiente y para reemplazar los comportamientos de autoestimulación. Los descansos de 10 minutos se realizan normalmente en el exterior para enseñar juegos físicos como los columpios, montar en bici, jugar al escondite
A continuación se muestra una tabla comparativa con otras terapias para poder apreciar con claridad las diferencias que tienen unas con otras.

"Muchos docentes y terapeutas hoy día critican el ABA como método de intervención en el trabajo con niños con Autismo o autistas bajo el argumento de que las actividades que se realizan con él son excesivamente mecánicas y preestablecidas por lo que se logran repeticiones de respuestas idénticas ante estímulos idénticos, pero no necesariamente aprendizajes con generalización de conceptos. Por ejemplo, un niño que aprende a reconocer colores o formas o palabras en un trabajo uno a uno con una terapeuta, reforzado positivamente para que se comporte de la forma esperada, puede proporcionar en la sesión con la terapeuta resultados exitosos, pero no necesariamente sabe aplicar los conceptos, aparentemente aprendidos, en otros contextos de la vida cotidiana. 

Existen también muchos profesionales que defienden el ABA por su carácter metódico, riguroso, sistemático, donde los aprendizajes son mensurables y los resultados medidos con evidencias claras. De hecho algunos, con mucha conciencia, incorporan técnicas con mucho contacto afectivo al realizar sus sesiones con ABA, buscando asegurar la generalización de los conceptos y no quedándose sólo en la repetición mecánica." (Red para Crecer)

Fuentes utilizadas: 

Recomiéndalo? Please share!

Latest
Next Post
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Scroll to top